Header Ads

Educación cambiará el sistema de acceso a los colegios y estudia el distrito único - España

El nuevo modelo tendrá un baremo en el que el domicilio seguirá puntuando, pero no será el criterio determinante: El sistema de admisión que se utiliza para determinar qué alumnos tienen derecho a plaza o cuáles no en los colegios e institutos de la Región cambiará el próximo año. La Consejería de Educación tiene claro que el modelo actual, en el que prima sobre todos los criterios el domicilio del estudiante, se ha quedado desfasado en la última década, y que el mapa que delimita las zonas escolares ya no es equitativo ni homogéneo, ya que el crecimiento de las ciudades y la despoblación de determinados barrios y zonas lo han desequilibrado. La contracción en el crecimiento del censo de los alumnos de Infantil, frenado después de décadas en aumento por la caída de la natalidad y el retorno de miles de extranjeros a sus países de origen, ha contribuido a dibujar un nuevo escenario al que, a juicio de la Consejería de Educación, el actual modelo no da respuesta.

Hasta la fecha -el proceso de admisión para el próximo curso ya está casi cerrado-, la Administración utiliza un baremo de admisión para los colegios e institutos que reciben más solicitudes de plazas de las que pueden atender, en el que el criterio prioritario es el domicilio de la familia o del trabajo de los padres.

La Consejería de Educación ya abrió el debate sobre la idoneidad de aplicar en la Región otros baremos de acceso, como sería el establecimiento de un distrito único de colegios, en lugar de varias zonas escolares como en la actualidad. Otras comunidades autónomas, como Valencia, Castilla-León o Madrid, han apostado por ese modelo, no exento de detractores, en los últimos años. La principal novedad del distrito único consiste en que la cercanía del domicilio con el colegio elegido deja de ser determinante para tener prioridad a la hora de ser admitido en un centro.

Superado ese debate, Educación ha comenzado a estudiar todos los factores que inciden en la distribución de las plazas, como las previsiones de natalidad a largo plazo que realiza el Instituto Nacional de Estadística o el aumento de población de determinados barrios o pedanías, como Churra, Zarandona o El Ranero, en Murcia. Cuando se conozcan los resultados, Educación planteará a la comunidad escolar los cambios posibles, entre los que se baraja la puesta en marcha del distrito único.

Mapas escolares

Lo que es seguro es que el sistema de admisión de alumnos del próximo curso no será el que se ha utilizado en la última década, y el mapa de zonas tampoco. «Hay zonas sobredotadas de colegios y con poca población y al contrario, y las previsiones de censos escolares están cambiando. Hay menos alumnos en Infantil, pero también más en Secundaria o Bachillerato, y son variables a tener en cuenta», asegura el director de Calidad Educativa, Enrique Ujaldón, quien está convencido de que en otras comunidades con distrito único «las familias terminan optando por el centro más cercano a su casa, salvo en casos puntuales». Así ocurre también, aseguran en Educación, en los municipios de la Región de menor tamaño, y que no están divididos en zonas escolares.

En la actualidad, los mapas escolares de cada municipio de la Región se dividen en varias zonas (salvo en los más pequeños, que ya tienen una sola). En el caso de Murcia el mapa se reparte en seis áreas y cada una tiene asignados un número determinado de colegios e institutos, públicos y concertados. El mapa de Cartagena se divide en tres zonas, como el de Lorca. Residir o trabajar en al área donde se ubica el colegio elegido es decisivo, ya que es el criterio que más puntos (hasta cinco) otorga en el baremo que se aplica para repartir las plazas cuando la oferta es insuficiente.

El resto de cuestiones, como la renta familiar o la condición de antiguo alumno apenas aportan un punto. Si se eliminaran las zonas escolares para convertir cada núcleo urbano en un distrito único, todos los alumnos tendrían los mismos puntos de zona independientemente de su proximidad al centro. En ese caso, otras cuestiones, como el hecho de que el alumno tenga ya hermanos matriculados en el centro, el nivel de renta familiar o la discapacidad del alumno o de los padres y hermanos decidirían en el caso de que un colegio recibiera más demandas que plazas tuviera disponibles, como tradicionalmente ocurre en los colegios mejor considerados por las familias por unas u otras razones. (www.laverdad.es)
Con tecnología de Blogger.