Header Ads

La educación en Bolivia

La educación es uno de los pilares en los cuales se sustenta el desarrollo de un país. Cuanto mejor educada es una persona, tiene mayores probabilidades de progreso y, por ende, la productividad del país mejora. El nivel de desarrollo de un país es directamente proporcional a su nivel de educación.

Entre los objetivos del mileno (ODM), planteados por la Organización de Naciones Unidas (ONU), uno de los objetivos principales es la universalización de la educación primaria. Los esfuerzos realizados por llevar a cabo dicho objetivo han sido varios y hubo un avance interesante en los últimos 10 años. Sin embargo, los ODM establecen solamente metas cuantitativas y no cualitativas, relegando a segundo plano el tema principal de la educación en Bolivia: la calidad educativa. No es suficiente aumentar el número de estudiantes inscritos en Primaria, Secundaria o el nivel universitario, si la calidad de educación es una de las peores de la región. Debemos pasar de políticas públicas enfocadas solamente en elementos cuantitativos a diseñar políticas públicas que exijan indicadores cualitativos para su evaluación. Tan sólo de esa manera en la educación podremos hablar de generar las condiciones de equidad que se necesitan para la población. Se deben tomar acciones concretas para mejorar las competencias de los maestros, generando cursos de capacitación y actualización tanto en técnicas pedagógicas como en la actualización de los contenidos. Esta formación continua no puede ser solamente un formalismo y ser tomada a la ligera debe ser encarada como un eje fundamental y evaluada seriamente de manera continua.

Una educación de calidad requiere de varios factores, tales como una infraestructura adecuada, profesores con competencias sólidas y actualizadas, condiciones alimentarias y de nutrición cubiertas, homogenización de las curriculas escolares entre el nivel público y privada, facilitar el acceso de los estudiantes a las nuevas tecnologías y fomentar un aprendizaje integral.

Para eso, la inversión pública en la educación es primordial del presupuesto general se destina menos del 5 por ciento a la educación. Además, se debe buscar la eficiencia en el gasto público educativo, para ello un tema fundamental es la revalorización de los maestros y eso debe estar acompañado de un reconocimiento de su labor que debe traducirse en los salarios de los maestros.

Donde hay educación no hay distinción de clases (Confucio)

laprensa.com.bo
Con tecnología de Blogger.