Header Ads

Cristina Kirchner se impone en las elecciones primarias 2011 (14 Agosto)

Alfonsín y Duhalde se disputan el segundo puesto

BUENOS AIRES.— La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, obtuvo ayer un aplastante triunfo obtuvo en las primeras elecciones primarias abiertas que celebra el país, dando un paso clave para su reelección en los comicios presidenciales de octubre próximo.


Los primeros resultados oficiales muestran al radical Ricardo Alfonsín y al peronista ortodoxo Eduardo Duhalde peleando voto a voto el segundo puesto, pero muy lejos de las cifras logradas por el oficialismo.

Así, Kirchner obtenía anoche 49.3% de los votos, cuando se llevaba escrutado el 26%, contra 13.1% para Alfonsín y 12.1% para Duhalde, mientras que en cuarto lugar se ubicaba el socialista Hermes Binner, con 10.5%. Estos comicios eran vistos como una especie de gran encuesta para medir la popularidad de la presidenta y saber con quién se mediría en las presidenciales. Si al final del recuento logra más de 40%, tendrá la vía libre hacia la reelección.

Cuando el ministro del Interior, Florencia Randazzo, dio a conocer los primeros resultados oficiales, el hotel Intercontinental, búnker del kirchnerismo, y sus alrededores, explotaron en un verdadero carnaval, al igual que en el centro de campaña del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, donde el candidato a vicegobernador, Gabriel Mariotto, sin poder frenar su alegría, aseguraba que “la ciudadanía validó el proyecto nacional y popular que mantiene a la presidenta Fernández de Kirchner a la cabeza”.

La jefa de Estado había votado al mediodía en Río Gallegos, la capital de Santa Cruz, de donde llegó anoche a esperar el conteo de votos en el piso 16 del Intercontinental. “Estamos asistiendo a un hecho histórico, porque esta es la reforma política más importante desde 1983 (el año de la recuperación de la democracia) a la fecha”, dijo la presidenta después de emitir su voto.

La de ayer fue una jornada, por donde se la mire, cargada de kirchnerismo y participación ciudadana, con más del 70% de participación del electorado, en la primera experiencia de primarias en la historia electoral del país.

“Yo sigo con Cristina a muerte. Desde que llegaron ellos acá en el barrio estamos mejor. No hay nadie que no cobre la asignación por hijo o la ayuda social y otros tuvieron créditos para armar cooperativas”, dice Rosalía García, al salir de su lugar de votación, en la avenida Mitre de la bonaerense Avellaneda.

Algo similar ocurría en una de las mesas de la escuela de Avenida Independencia 700, en plena capital. Allí donde hace menos de un mes el derechista Mauricio Macri ganaba estrepitosamente, anoche el triunfo era del kichnerismo, más precisamente de “ella”, como aseguró Rubén Mirovski, quien “destacó el rescate de la militancia política que encabezó Néstor y ahora profundiza la presidenta, por eso la voto”.

Al final de la noche, cuando Alfonsín y Duhalde peleaban por los votos que lo ubicarán en un lejano segundo lugar, “CrisPasión”, como pintaban algunos militantes en la puerta del hotel, bajaba al salón del hotel para dirigir un discurso, el primero en su condición de candidata favorita, ratificada por los votos, a la reelección.

“Quiero rendirle un homenaje a ‘él’ (por Néstor Kirchner). Esto que pasó se lo debemos a ‘él’ por sobre todas las cosas. ¿Él lo está mirando de algún lado. Está acá ¿no es cierto? Está acá con nosotros y con cada uno de ustedes…”, dijo la mandataria Kirchner en un homenaje a su difunto esposo.

En otro párrafo de su discurso, la presidenta expresaba que “no esperen de mí ninguna palabra que agravie, que menoscabe, que lastime a nadie. No estoy para eso. Necesitamos la unidad de todos los argentinos para poder seguir avanzando”.

Ataviada con su infaltable vestido negro, la jefa de Estado destacó que “gracias a la reforma política, que contempló las primarias, todos los partidos han podido acceder por primera vez desde 1983 a la fecha a difundir sus programas. Hemos participado hoy de una ampliación de la democracia, en un salto de calidad institucional”.

“Miren lo que le pasó también a ese mundo desarrollado, por culpa de un pensamiento único. Por eso es importante no sólo la democracia política sino también económica”, señaló en una referencia directa a la crisis por la que atraviesan Estado Unidos y Europa.

Así terminó la noche, con la presidenta emocionada, convocando a todos y a todas las fuerzas políticas, y con sus seguidores a voz en cuello, cantando “para Cristina, la reelección…”. (eluniversal.com.mx)
Con tecnología de Blogger.